Nutrición

Nutrición

Información nuticional, beneficios, bondades y recomendaciones de la carne

Definición

La carne es la parte comestible de los tejidos musculares de animales sacrificados en condiciones higiénicas, incluye (res, cerdo, terneros, pollo, gallina, cordero; entre otros, pescados y mariscos  camarones, cangrejos, langostinos) y los productos derivados de ella como jamones, salchichas, chorizos, mortadela, salchichones, etc, declarados aptos para el consumo humano.

La carne según del animal que provenga puede ser roja o blanca.  La carne de  res y cerdo se consideran rojas y las de pollo, pavo y pescado carnes blancas. Estos dos tipos de carnes se diferencian por su consistencia, color y contenido de grasa.

La carne, por su alta fuente de proteína y agradable sabor,  también puede ser contaminada por microorganismos patógenos y causar enfermedades. Por eso Frigocolanta aplica técnicas y métodos especiales para su conservación y maduración.

¿Qué nutrientes nos aportan?

Todas las carnes están dentro de los alimentos proteicos de alta calidad, por su mayor absorción para cumplir sus funciones esenciales en el organismo.

Se deben preferir en nuestra alimentación carnes de res y cerdo, pulpas o magras y el pollo sin piel.  Mientras más cantidad de grasa tenga las carnes, más calorías aporta a nuestra alimentación. Es así como, las personas susceptibles a tener los niveles de colesterol altos en sangre, deben consultar a un Nutricionista Dietista para saber qué cantidad pueden consumir.

Minerales y vitaminas en la carne

HIERRO: Es un componente vital en la formación de los glóbulos rojos.  Su deficiencia causa anemia, menor resistencia a las infecciones y puede alterar el desarrollo cognoscitivo.  Se halla presente en mayor proporción en la carne de res.

ZINC: Participa en todos los procesos de crecimiento, maduración sexual, cicatrización y estimula el apetito. Su deficiencia causa retardo en el crecimiento, caída del cabello y falta de concentración.  La carne de res es rica en este mineral y si se consume con frecuencia, se puede convertir en la fuente número uno de zinc en la dieta.

Vitamina B1 o Tiamina: Es esencial en la transmisión nerviosa, previene la debilidad muscular.

Vitamina B2 o Riboflavina: Ayuda a generar energía, es especial para el crecimiento, la reproducción, para la piel.

Niacina o vitamina B3: Es esencial para el funcionamiento del tracto gastrointestinal, evita enfermedades de la piel, inflamación de las encías, es necesaria para convertir los alimentos en energía.

Vitamina B6 o Piridoxina: Indispensable para la regulación de los procesos mentales y en la formación de la hemoglobina (sangre).

Vitamina B8, o Biotina o H: Interviene en el metabolismo de las proteínas. Protege la piel, combate la depresión y favorece la acción del hígado.

Vitamina B12 o Cianocobalamina: Juega un papel importante en la degradación de aminoácidos. Esencial para el funcionamiento del sistema hamatopoyètico (formación de los glóbulos rojos de la sangre).

Tipos de Carne

La edad del animal y la cantidad de ejercicio que realice; la alimentación, (especialmente si es alimento concentrado), influye notablemente en el contenido y tipo de grasa. Cada raza, así como el grupo muscular del que se trate van a tener diferentes composiciones.

Las razas y los diferentes cruces entre ellas, tienen diferentes características en la composición de la carne. Por ejemplo las razas tipo Cebú son de carnes más duras, con menor contenido de grasa entre las fibras musculares y mayor proporción en la cantidad de colágeno.  Caso contrario ocurre, con las razas Bos Tauros (tipo carne) y los cruces (híbridos y trihíbridos) con los Cebuínos.  Con estos cruces presentan mayor cantidad de grasa entre las fibras musculares (marmóreo), lo que mejora todas las características sensoriales entre ellas la terneza que es la de más demanda por el consumidor además de la palatibidad, jugosidad, digestibilidad dándole un mayor valor agregado a la carne. Estas son las carnes que Frigocolanta ofrece al público en sus puntos de venta Mercolanta o en las carnicerías de los supermercados Consumo.

¿De que se compone la carne?

De tejido muscular: en él se encuentra la mioglobina que es un pigmento que le da su color característico.

Tejido graso: que puede ser visible o invisible. Cuanta más cantidad de grasa tenga una carne, menor contenido de agua tiene. La cantidad de grasa influye en su sabor, valor nutritivo y en la digestibilidad.  La carne de más bajo contenido graso o magro es la carne de ternero.

Tejido conectivo: que es el que separa o recubre los grandes músculos y también los tendones.

Por que es importante el frio

La carne y sus derivados deben mantenerse refrigerados a una temperatura de 0°C a 4ºC, desde que sale de las cavas del frigorífico, hasta su consumo y así evitar que los microorganismos se multipliquen y la deterioren.

Recomendaciones en el manejo de las carnes

FRIGOCOLANTA® – MONTEFRIO®

  • Compre las carnes y sus derivados al finalizar el mercado, para evitar que permanezcan mucho tiempo a temperatura ambiente.
  • Rechace las carnes y embutidos caseros procedentes de animales sin control veterinario.
  • No consuma carne con mal olor o aspecto desagradable, así como la que presenta reflejos o color verdoso en su superficie, indica que está descompuesta.  El olor debe ser a fresco.
  • Preste mucha atención a la higiene del establecimiento comercial donde la compra.
  • Evite la carne que no proceda de un  ambiente refrigerado y que esté exhibida sin protección.
  • Mantenga la carne refrigerada entre 0°C y 4ºC.  Si va hacer transportada durante largo tiempo es necesario hacerlo con hielo.
  • No utilice agua para descongelar las carnes. Pase previamente del congelador al refrigerador.
  • La carne fresca se conserva envuelta en papel de aluminio, plástico adherente o en un recipiente hermético.
  • Las carnes frescas y embutidos deben estar siempre refrigerados. Lea la etiqueta para obtener información sobre los ingredientes y el valor nutricional.
  • Si compra promociones, asegúrese de que el producto lo va a utilizar en el periodo determinado por la fecha de vencimiento.
  • Los embutidos, se deben conservar en un recipiente cerrado y en la parte baja del refrigerador, que es la más fría.
  • Para reducir la pérdida de nutrientes y conservar la calidad de la carne, ésta se debe refrigerar si se va a utilizar en 2 a 3 días y si es mayor el tiempo para su consumo, se debe congelar en porción individual y separada de los demás cortes de carne. Si se descongela se debe utilizar en el mismo día.  Lo ideal  es NO congelar la carne para conservar los atributos sensoriales originales que atraen al consumidor.
  • La carne no se debe lavar, porque en el agua salen los nutrientes importantes.  Para quitarle la suciedad si la tiene, límpiela con un pedazo de tela limpia y húmeda.
  • Durante la cocción de la carne, se agrega la sal.
  • Si desea una carne más blanda puede utilizar algunas enzimas proteolíticas como la papaína que se obtiene de la papaya, la actinidina que se obtiene del kiwi o la bromelina que se obtiene de la piña.
  • Seleccione carnes de bajo contenido graso o magras, pues las carnes con grasa se vuelven rancias durante la congelación.
  • Si va a congelar carne no le agregue sal, si desea solo le agrega condimentos  naturales.
  • Al cocinar demasiado las carnes pierden valor nutricional como las vitaminas, por lo tanto, no sobrecocine las carnes, puede estofar, hornear o cocinar a fuego lento de bajo a moderado.
  • La carne congelada puede ser cocinada directamente después de sacarla del congelador, teniendo cuidado de cocinarla a fuego lento y por más tiempo.
  • Cuando ase carnes en el horno, no use los líquidos que gotean para preparar la salsa.
  • La carne que entra primero al refrigerador, debe salir primero para el consumo.
  • La carne picada o molida NO puede estar refrigerada más de 24 horas.
  • Las carnes las puede preparar con verduras y cereales para hacer una combinación más nutritiva, completa y agradable.
  • Si su consumo no es inmediato, congele en el mismo empaque sin abrirlo. Si requiere consumos parciales de un producto, guarde el resto en papel aluminio, vinipel, papel parafinado o en el mismo empaque, sí está en buen estado.
  • Nunca guarde sus carnes frias en la puerta de la nevera ni cerca de los productos lácteos, porque puede alterar el olor y el sabor del resto de sus comidas.
  • Asegúrese de que el empaque esté bien cerrado, ya que la corriente de aire frio de la nevera quema y reseca el producto.
  • Las  carnes  frias, el lomo, el jamón, el pernil, requieren para su adecuada conservación una temperatura estable entre 0ºC a 4ºC.    Congelados pueden durar hasta seis meses o más.  Evite dejarlas a temperatura ambiente.
  • Una porción de la variedad de carnes frías Montefrio® con la CALIDAD COLANTA® reemplazan completamente una de carne roja.  Si está con una dieta especial es permisible su consumo una o dos veces en la semana.
  • Las carnes frias Montefrío® de COLANTA® no se encogen, no se decoloran, ni dejan sabor desagradable en el paladar.
  • Para descongelar la tocineta Montefrío® en el microondas, coloque la tocineta entre dos toallas de papel de cocina en un plato, disponga las lonchas de tocineta encima, cubra con otras dos toallas de papel absorbente.
  • Si va a descongelar el pernil páselo a refrigeración con uno o dos días de anticipación. También puede descongelarse dentro de su mismo empaque con agua fría.
  • Nunca vuelva a congelar un Pernil o producto cárnico que se descongeló. Antes de congelar el producto, porcione previamente, así solo tendrá que sacar del congelador la porción que necesite sin necesidad de descongelar la totalidad del producto.
  • El término “carne magra” significa que una porción de 85 gramos de carne cocida tiene menos de 10g de grasa, 4.5g o menos de grasa saturada y menos de 95 mg de colesterol.
  • No es conveniente que las carnes se consuman crudas; ya que no se aprovecha bien el mineral Hierro, se disminuye su digestibilidad y pierde valor proteico; lo mismo ocurre si la dejamos quemar o carbonizar.

Recomendaciones de consumo

La porción recomendada de carne magra o pulpa es de 80 a 100 g, 2 veces al día en adultos y en niños las porciones serían de unos 40 ò 50 g, una a dos veces al día, los requerimientos varían por grupos de edad e incluye igualmente las vísceras, huevos  y productos elaborados.

Mitos y verdades acerca de la carne y sus derivados cárnicos:

¿Las carnes se deben lavar para destruir microbios?
   

Falso: La carne NO se debe lavar, porque en el agua salen los nutrientes. Si hubiera microbios, estarían dentro de la carne y sólo la cocción los eliminaría.

¿Es dañino comer carne de res o cerdo?

Falso: Se debe comer carne ya que nos aportan una fuente inigualable de proteínas y del mineral hierro y vitaminas del complejo B; son un verdadero gusto al paladar.  Eso sí, como consumidores  tenemos la obligación de seleccionar productos de marcas reconocidas como FRIGOCOLANTA® y MONTEFRÍO® de COLANTA® legalmente aprobadas por el Ministerio de Salud y de verificar dónde la compramos, porque es muy frecuente que en lugares no muy seguros se excedan, por ejemplo, en el uso de aditivos para prolongar la vida útil de las carnes, o se utilicen carnes de animales como perros, caballos, burros o roedores que en nuestro país NO son aptas para consumo humano.

¿La carne roja inflama las articulaciones?

Falso: Científicamente no hay motivo para afirmar que la carne roja produce inflamaciones.  Sin embargo, hay personas que manifiestan que el consumo de este producto les produce dolor articular.  Esto es intolerancia individual, y de ser así, se recomienda espaciar su consumo y reemplazarla por pollo, queso o pescado, y así, no afectar el balance nutritivo de la dieta habitual.

¿La carne de cerdo comprada de los ganchos colgados en las carnicerías o plazas de los pueblos NO es apta para el consumo?

Verdadero: La carne de cerdo debe tener un excelente manejo de frío; es decir, comprarla en un lugar donde esté guardada en congeladores o refrigeradores. Desconfíe de los lugares donde permanece colgada durante todo el día, en ganchos o sobre mesones, por más limpios que estén.

¿Es perjudicial consumir carne de cerdo?

Falso: La carne de los cerdos con los actuales procesos de tecnificación y alimentación con concentrados y cereales, es benéfica para el organismo; lo que sucede, es que las personas lo que más consumen en exceso es el chicharrón, precisamente la parte más.  El chicharrón consumido excesivamente puede ser dañino para el organismo porque eleva los niveles de colesterol malo en la sangre.  Está comprobado que el 70 por ciento de la grasa que tiene este animal se concentra justo por debajo de su piel, en lo que popularmente conocemos como el tocino, por lo tanto lo debemos consumir con moderación.

¿Las salchichas y las hamburguesas NO tienen valor nutritivo?

Falso. Cuando se trata de productos de empresas serias como COLANTA® con su marca de carnes frías MONTEFRÍO®,  donde podemos ver el logo de la empresa, los números de registro y de permiso; ingredientes, tabla nutricional; etc, se elaboran con carne y tienen valor nutritivo.

¿Las carnes frías COLANTA®-MONTEFRIO®, aportan beneficios nutricionales?

Verdadero: Las carnes frías COLANTA®-MONTEFRIO® son nutritivas, están elaboradas a base de carnes de res, ternero y cerdo de excelente calidad. Son nutritivas ya que aportan principalmente proteínas y grasa.  Las proteínas son necesarias para el crecimiento, desarrollo y regeneración de tejidos, y las grasas son importantes como fuente de energía para el organismo.

¿Las carnes frías y los chorizos se pueden “CURAR” a temperatura ambiente?

Falso: Para conservarlas el frio es lo mejor. Desde la compra y hasta el momento de la preparación para el consumo, los productos deben permanecer bajo condiciones de refrigeración entre 0°C y 4°C, para evitar la pérdida de las características del producto por acción de las bacterias.

¿Las carnes frías aumentan la presión sanguínea?

Falso: Lo que aumenta la presión sanguínea son los excesos de peso, de consumo sal, de alcohol, el tabaco, el estrés y la falta de ejercicio.   Además de adicionar sal de cocina a los alimentos preparados y consumir en exceso los alimentos que la contienen en alta cantidad como los enlatados, conservas y alimentos precocinados. Se recomienda a nivel nutricional a las personas hipertensas o sensibles a la sal o sodio, consumir con moderación las carnes frias pues durante el proceso se les adiciona sal o sodio para su conservación.  Recuerde que todo en exceso es perjudicial para la

nutricion-8 nutricion-7 nutricion-6 nutricion-5 nutricion-4 nutricion-3 nutricion-2 nutricion-1